¿Acaso el virus también afecta mi autoestima?

En alguna ocasión un cliente, ahora buen amigo mío, me pidió que le ayudara con su preparación para enfrentar un gran reto, que al menos en ese momento de su vida era el mayor desafío que afrontaba, así que, durante el proceso, él descubrió que su preparación tenía que ser física, mental, emocional y espiritualmente; es decir, implicaba una preparación holística, en dónde el pudiera sentirse plenamente seguro de si mismo.

Claro está, cada persona, de acuerdo con su situación y a su reto, podrá encontrar diversos aspectos en los que deba preparase, y en el contexto de la pandemia del COVID-19, no está de más identificar cuáles son todos esos aspectos que integran tu vida, para que no pierdas la confianza en ti mismo, en tus conocimientos, tus habilidades y tus aptitudes.

A veces tantas noticias del caos que se está viviendo en el mundo por la pandemia del “coronavirus” nos puede afectar; ver como en un día se desploman las bolsas de valores de todos los países puede ser muy impactante; escuchar los testimonios de personas en otras latitudes, sufriendo un dolor inimaginable, puede conmovernos; sin embargo, no podemos permitir que nuestro interés por triunfar, por lograr lo que queremos se vea afectado, o que de alguna manera empecemos a dudar de sí podremos lograr lo que nos habíamos propuesto.

Y ante estos nuevos escenarios que se presentan es importante poner especial atención en nuestro diálogo interno, pues a diferencia de otras circunstancias, el desbordamiento de información, emociones y demás situaciones, pueden estar provocando conversaciones que nos puedan hacer flaquear, que nos hagan dudar, que disminuyan nuestra autoconfianza.

Lo peor que nos puede pasar, ante una crisis como la actual, es generarnos creencias limitantes, pensar que no vamos a poder lograr lo que queremos por el virus, o que no seremos suficientemente buenos ante los impactos del tipo de cambio, o que no importa lo que hagamos, simplemente estamos destinados al fracaso, porque la epidemia nos arrastrará a un precipicio desolador y sin salida…

Cuando nos preparamos para una “batalla”, si hay algo que falta, o algo que dábamos por sentado y que repentinamente se vuelve volátil como, la inquietud que nos provoca la incertidumbre podría, eventualmente hacer mella en puntos que quizás no deban a estar a discusión, si no estamos pendientes de nuestros pensamientos y en cómo nos hablamos.

Así que lo primero que necesitas es una defensa, como un filtro sanitario de tus pensamientos, para que cuándo intente entrar alguno contaminado o tóxico, busques contrarrestarlo con pensamientos de alivio, que impidan cualquier efecto negativo, en todo caso, que busquen un aprendizaje; evita darle tiempo y espacio a pensamientos que generen barreras u obstáculos, dónde no los hay; cancela de inmediato cualquier diálogo de auto reproche o crítica destructiva, no estás para eso.

Lo que necesitas, ahora más que nunca, es acrecentar la confianza en ti mismo, elevar tu autoestima, si te lo piensas un poco, realmente tú no has cambiado en estas últimas semanas, es el contexto, que sin duda te impacta,  así que mantén la fe en ti, en lo que sabes, en tus capacidades, en tus competencias, en tu actitud mental positiva, en tu espiritualidad para afrontar los nuevos desafíos, quizás sólo debas reformular tus planes u objetivos, en esencia tú estás, o pronto estarás, listo para esto y más.

Recuerda que la persona con la que más hablas durante el día es contigo mismo. Así que trabaja deliberadamente en cómo desarrollar tu diálogo interno, ya que es clave para tu desempeño, para tu entendimiento, para tu auto conocimiento, para tu autoestima; para encontrar las motivaciones y tu razón de ser, tu misión de vida, aún con los cambios a nivel global y local, debes de estar totalmente consciente de ti mismo.

Por lo que es muy importante que te percibas con calma y serenidad, que tomes plena conciencia de tu cuerpo, de tu respiración, de lo que habita en tu alma, de lo que necesitas sentir y de las palabras necesarias para desencadenar los pensamientos y el diálogo interno que te permita fortalecerte, reconstruir lo que sea necesario, para estar listo en estos nuevos tiempos por venir.

Que no te quede la menor duda, que lo más valioso que tienes es a ti mismo, así que piensa cómo quieres tenerte en estos momentos desafiantes, tensos, cargados de emocionalidad, confusos, estridentes, llenos de ruido, de distorsión y a la vez cargados de un montón de oportunidades. Mirar hacia a tu interior, seguro te podrá brindar cierta calma, si eres capaz de reconocer de que estás hecho y para qué.

Trabaja decididamente en elevar tu autoestima, puedes recurrir a un proceso de Coaching, para que aún en estas circunstancias del COVID-19 y sus diversos impactos en el mundo, tu puedas confiar en tu fortaleza interior, tomar las riendas de tu vida, la manija de las decisiones que te tocan a ti y que, si bien no conoces que pueda pasar en lo general con el mundo, si tengas claro quién eres y lo que eres capaz de lograr por ti mismo.

Por supuesto que este camino de introspección y maduración de autoestima, lo puedes recorrer acompañado de un Coach profesional, como siempre mi recomendación que sea miembro de la International Coaching Federation (ICF).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?