¿Qué oportunidades hay para mí con la pandemia?

Dicen que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces, o más, con la misma piedra. Hay quienes piensan que esto se debe a que el ser humano tiene memoria. También hay quiénes pensamos que los seres humanos desarrollamos hábitos que, de no cambiarlos, nos llevan a proceder de la misma forma, a pesar de ya haber tropezado con ese obstáculo. Tal parece, que para que realmente haya un nuevo aprendizaje se requiere cambiar de hábitos en función de lo vivido, y así quizás, en verdad no volvamos a cometer el mismo error o, mejor dicho, podremos superar los obstáculos que se presenten.

En la situación de crisis, que enfrenta la humanidad, derivada de la pandemia del COVID-19, seguramente se estarán presentando problemas cotidianamente para cada uno de nosotros, y es posible que haya quiénes estemos errando, una y otra vez, al intentar sortear los obstáculos que han venido surgiendo que, aunado a la incertidumbre de los problemas que puedan aparecer en el futuro próximo, revelan la falta de tránsito por un proceso de aprendizaje profundo.

Desde la perspectiva de la filosofía Zen, en dónde una crisis es también una situación que genera oportunidades, más nos valiera trabajar en aprender rápidamente de nuestras experiencias, para poder empezar a desarrollar nuevos hábitos, que nos permitan sortear de una buena vez los obstáculos que han aparecido, a la par de identificar y capitalizar las oportunidades que, si bien están ahí, normalmente somos incapaces de detectar.

Así que podemos intuir, que trabajar en el aprendizaje profundo, para cambiar hábitos, empezando desde cómo procesamos nuestras emociones y nuestros pensamientos, puede ser la llave para evitar nuevos tropezones (o viejos tropezones) y, desde una perspectiva distinta, cambiar de ángulo para lograr mirar las nuevas oportunidades que se abren, derivadas de las coyunturas por la pandemia y otros factores, como la estrechez económica que se avecina.

Sí tú quieres darle una nueva mirada a la situación actual, y a los posibles escenarios de futuro, puedes trabajar en generar aprendizajes de ti mismo, desde tu propia perspectiva, partiendo de lo que quieres lograr, y en función de lo que está ocurriendo, de lo que el mundo necesita, pues en sus necesidades, sean tus clientes, tus colaboradores, tus proveedores, tus votantes o tus contribuyentes, o alguna otra parte relacionada (stakeholder), está la posibilidad de generarles valor, y por tanto, ahí estarán las oportunidades.

Aprender más de ti, en especial, sobre tu potencial, de lo que eres capaz de lograr, seguramente te ayudará a percibir en dónde pueden estar esas oportunidades que, con la sacudida de la pandemia por el “coronavirus”, se están produciendo para que tú las puedas aprovechar, acorde a tus intereses, para que exista la motivación de poner manos a la obra y lograr lo que quieres, sólo que ahora a partir de las nuevas oportunidades que se presentan.

El proceso de autoaprendizaje y cambio de perspectiva para visualizar con nitidez las oportunidades no es sencillo, así que puedes recurrir a un Coach profesional, que te acompañe en este recorrido para elevar tu comprensión de lo que quieres, de cómo modificar tus hábitos para vencer esos obstáculos, así como de cambiar de perspectiva para identificar oportunidades clave para que logres el éxito, como tú lo entiendas.

Como es habitual, mi recomendación es que acudas a un Coach profesional de la International Coaching Federation (ICF).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?